Nuevo

"La otra pandemia" por Fernando Spiazzi.

El viejo mundo Europa comienza a bajar la curva del contagio y se prepara para pasar a la última fase de la epidemia del COVID 19. América vive horas de mucho dolor en Estados Unidos y con una espera nerviosa en los países de América del Sur donde estiman los inmunólogos que todavía no ha llegado el PICO del contagio.





La vida quedo resumida a un aislamiento como regla y a trabajar como excepción, solo funcionan los servicios esenciales y lo demás está guardado en un rincón a la espera de que se levanten las restricciones.

La cuarentena, palabra tomada como acepción, porque no refleja un número de días .si no que se refiere en este caso a un periodo de aislamiento, se va extender un tiempo más y según nos refieren los especialistas en salud la última actividad que va a volver es el deporte.

Para el común de la gente esto es lo razonable, lo lógico porque piensan en  el deporte como  ocio, recreación, divertimento, qué es una actividad que en definitiva es un mero pasatiempo ,es algo superfluo que no trae aparejada ninguna obligación y por ese motivo puede ser dejada de lado sin traer ningún tipo de consecuencias .

Nosotros desde nuestras columnas graficamos un sinnúmero de veces que el deporte es mucho más que eso ,en una de las definiciones más aceptadas por los doctrinarios EL DEPORTE es una actividad física que requiere actividad motriz, reglada porque está regida por normas, mensurada porque tiene en su gen la competencia e institucionalizada porque son las instituciones quienes le dan su finalidad.

El deporte tiene un sentido colectivo más allá de que se trate en alguna especialidad de un deporte individual que hace que su finalidad sea más importante que el instrumento ,es decir el deporte no es un medio para llegar a un fin –ES UN FIN EN SI MISMO.

Es tiempo de tomar calma y ver más allá de lo que podemos escudriñar en el horizonte. Los dirigentes o los encargados de tomar decisiones  no deben apresurarse ,esta situación es muy dinámica y cambia hora a hora ,día a día como repetimos muchas veces en estos casos lo de hoy es viejo y lo de ayer está muy lejos.

Entendemos que esta situación es extraordinaria y de excepción y que obliga a los que toman decisiones a actuar en parámetros muy diferentes a lo que ellos programaron.(AQUÍ SE ES PILOTO DE TORMENTAS)

Escribo como título LA OTRA PANDEMIA porque ya está con nosotros la cuestión económica y visita a diario las asociaciones, las Federaciones y los Clubes, es difícil hacer entender a la gente común y hasta a veces a los que gobiernan que los que contienen tantos jóvenes en épocas normales NO SE SUSTENTAN CON EL AIRE, EL FUNCIONAMIENTO TIENE UN COSTO ECONOMICO.

Siempre escribimos del trabajo hormiga que realizan las instituciones deportivas, de su constante y permanente apoyo para que nuestros deportistas se formen como personas en los valores del deporte, para que en la práctica de la actividad  se alejen de los flagelos que hoy tiene la sociedad.

Lo que debemos entender es que para poder cumplir con ese trabajo, con esa obligación que las instituciones se imponen de cara a la sociedad se necesitan de mecanismos, de resortes muy bien aceitados que hacen que se llegue a buen puerto, mecanismos que hoy han sido dejado de lado y que están a la espera de la vuelta a la normalidad. Esa mecanización que tienen las asociaciones funciona con capital humano y ECONOMICO.

Las instituciones para poder cumplir la función de enseñar, educar e instruir deportes y valores se componen de individuos que perciben a cambio de su trabajo un dinero a cambio ,es muchas veces desconocido por la gente común pero a la vuelta de cualquier institución hay mucha gente que vive del deporte cancheros,serenos,utileros.profesores de educación física,técnicos,monitores,secretarios,parqueros,boleteros,acomodadores y muchos más ,hoy todos estas personas configuran un rubro que no trabaja pero que debe recibir su dinero ,la pregunta del millón¿ quien paga estos egresos?

Las instituciones deportivas tienen un fin en sí misma practicar deportes de hecho en su objeto de creación claramente se delimita su funcionamiento.

Las instituciones deportivas no son empresas cuyo bien es ganar dinero y que al final de cada año su índice de ventas o de ganancias de superávit, en el caso del deporte si hay ganancias se invierte en más deportes ,porque en definitiva el objeto de su nacimiento es practicarlo, como es lógico pensar ,no se le puede pedir ahorros de capital a una asociación que no percibe por fin un interés dinerario.

LA OTRA PANDEMIA  la económica, los dirigentes deben pensar y meditar decisiones a largo plazo, porque este vacío deportivo y económico, que no permite jugar y no permite recaudar de ninguna manera, es algo que no se podrá amortiguar a corto plazo.

Es hora de repensar soluciones viejas y nuevas, las partes ,la llamada comunidad deportiva debe hacerse fuerte primero puertas adentro, para salir todos juntos también a buscar el apoyo de las autoridades gubernamentales.

Lo primero que usted debe hacer ciudadano común si quiere ayudar, no le permita decir al vecino, a su amigo o a quien conozca la frase “A quién le importa el deporte en este momento” explíquele de buena manera y con palabras simples que las instituciones tienen tras de sí un montón de capital humano, que hoy está parado, sin trabajar y que también tiene que comer.

LA OTRA PANDEMIA QUE SE VIENE ES LA ECONÓMICA
“LOS DEPORTES TIENEN EL PODER DE CAMBIAR EL MUNDO”

Nelson Mandela decía que el deporte tiene el poder de inspirar, de unir, de cambiar el mundo